El consumidor busca productos y servicios que no tiene en casa y le aportan un valor emotivo. 

Tras la pandemia, la consultora Kantar, analizó los principales cambios estructurales del sector del consumo fuera del hogar, incluyendo en este análisis, el sector de la restauración. 

Carlos Cotos, Commercial Excellence Director SEMEA, en Kantar, división Worldpanel, inició la jornada explicando el hecho que la inflación no influye en el consumo, aunque haya variado el método de este consumo. De hecho, para entender la evolución del consumo fuera del hogar, primero hay que analizar cuánto tiempo pasamos dentro y fuera de casa. 

Kantar incide en que la recuperación total del consumo fuera del hogar va a ser costosa, aunque este verano casi se haya llegado a niveles de 2019 con un 90% de recuperación. 

Los cambios en los hábitos y costumbres de consumo tras la pandemia siguen presentes, ya sea a causa del teletrabajo o bien la “racionalización del consumo”. El reto es generar nuevas ocasiones de consumo y atraer al nuevo consumidor con nuevas experiencias con valor. 

El aumento del ticket junto con el crecimiento de nuevas categorías de consumo, confirman que el consumidor busca productos y servicios que no tiene en casa y le aportan un valor emotivo. Podemos sacar la conclusión que el consumidor prioriza la experiencia por encima del valor de esa experiencia. De hecho, solo un 36,2% de los entrevistados en Katar confirma que <<el precio es lo más importante>>. 

Por ello, el nuevo reto al que se enfrenta el sector de la restauración es en encontrar el método para atraer el consumidor entre semana, con los menús de medio día y aprender a atender las nuevas necesidades de este consumidor. 

Fuente: foodretail.es
Imágen de Fxquadro en Freepik